La paradoja Stockdale es un concepto popularizado por el experto en Management Jim Collins en su recomendadísimo libro Good to Great (Empresas que sobresalen) y que debe su nombre al vicealmirante James Stockdale, quien sobrevivió a siete años como prisionero de guerra en Vietnam. Siete años en los que fue constantemente torturado y sin saber cuánto tiempo duraría aquella angustia. Sin embargo, logró mantenerse vivo a diferencia de otros compañeros en su misma situación.

Cuando le preguntaron sobre cómo logró gestionar esa terrible incertidumbre, contestó que nunca dudó de que sobreviviría. Y no sólo eso; nunca dudó de que convertiría esa experiencia en una de las más importantes de su vida, una que no cambiaría por nada del mundo.

Al preguntarle por las personas que no sobrevivieron, Stockdale dijo que fueron los optimistas. Aquellos que, por ejemplo, creían que los liberarían por Navidad. Navidad llegó y se fue. Y la siguiente Navidad, y varias más. Y ellos acabaron rindiéndose, desmoralizados y con el corazón roto.

 

Nunca debes confundir la fe de que al final vencerás – que es algo que nunca debes perder- con la disciplina de afrontar los hechos más brutales de tu realidad, cuales quieran que estos sean”.

Almirante James Stockdale

Para Collins, la paradoja Stockdale es un ejemplo maravilloso de dualidad. Es entender que tenemos que tener la disciplina para confrontar las cosas malas que nos pasan, pero, a la misma vez, debemos mantener la fe de que vamos a superarlas. En muchas ocasiones, no es lo que nos pasa, sino cómo interpretamos lo que nos pasa.

En un post previo titulado El mito del pesimismo, muy relevante hoy en día, veíamos los distintos ángulos del optimismo y del pesimismo, así como el término sesgo de optimismo. La paradoja Stockdale está relacionada con dichos conceptos.

Cómo aplicarla en tu vida:

No se trata de fomentar o demonizar el optimismo o el pesimismo. Se trata de abrazar ambos sentimientos que viven en contraposición al otro y darnos cuenta de que ambos son necesarios y están interconectados.

Cómo aplicarla si lideras un equipo:

  1. Recuerda constantemente a la gente cuál es el propósito del equipo. Cuando mayor es la crisis, más tenemos que recordar el propósito (esta es la parte de fomentar la esperanza, la visión optimista).
  2. Aterriza el propósito en tareas concretas, para que los miembros del equipo se sientan acompañados, sepan el camino a seguir  y se centren en el presente (esta es la parte de afrontar los hechos).

La paradoja Stockdale en cinco líneas:

  • Concepto popularizado por Jim Collins su libro Good to Great.
  • Debe su nombre a James Stockdale, vicealmirante y prisionero de guerra en Vietnam.
  • La idea principal es que tenemos que equilibrar el realismo con el optimismo: tener fe y a la vez afrontar la realidad.  
  • Nadie sabe el final de la película.
  • Se trata de mantenernos con los pies en la tierra, en el presente, que es donde estamos, y a la vez estar esperanzados con el futuro.
  • Tiempos complicados no son tiempos imposibles.

Libro recomendado:

Good to Great by Jim Collins

 

 

 

 

 

 

 

 

También te recomiendo:

el hombre en busca de sentido